No todos funcionamos igual, lo que funciona para una persona puede no hacerlo para otra. Sin embargo hemos querido reunir algunos consejos que hemos encontrado en diversos artículos que hablan de disciplina, productividad y procrastinación.

Lo que te recomendamos es que los leas, veas cuales te «hablan» y los pongas a prueba. Y ya de paso, !puedes contarnos que tal te va en el foro de nuestra página!

Algunos consejos para mejorar tu productividad

Lo más poderoso Pregúntate que es qué es lo que puedes hacer ahora que tendrá un mayor impacto en aquello que quieres conseguir. Esa tarea que hará más fácil el resto de tu trabajo y que creará un efecto de dominó con el resto de tu tareas. O aquello que «si solo se hace una cosa, tiene que ser esa».

Decide qué es importante. Limpia el “desorden” de tareas y sacrifica las cosas que no se materializarán en algo a largo plazo.

TOP 5: Esto debería convertirse en «TOP 3 «, pero 5 está bien por el momento. Haz una lista de las cosas más importantes que tienes que hacer durante el día. Empiece con ellos a primera hora de la mañana. Una buena práctica es poner tu lista de la siguiente forma

  1. Tengo que hacer
  2. Debería hacer
  3. Debería hacer
  4. Podría hacer
  5. Podría hacer
Matriz de Eisenhower

Regla de los 2 minutos ¿Puedes responder a ese correo electrónico en 2 minutos o menos? ¿Puedes lavar los platos en 2 minutos o menos? ¿O publicar algo en 2 minutos o menos? Si la respuesta es «sí», hazlo ahora. Dejarlo para más tarde nunca funciona. O te olvidas y terminas haciéndolo en modo de crisis o te acordarás de hacerlo en el peor momento posible y tendrás que interrumpir otra cosa. De cualquier manera, tomará mucho más tiempo.

Lotes de 5 minutos. La idea es simple. Siempre que tengas una tarea “monstruosa” por delante, ponte como objetivo trabajar en ella durante 5 minutos. Sí, es un truco. Pero en la mayoría de los casos dejarás de verlo como algo grande y difícil de terminar y simplemente te concentrarás en el trabajo. probablemente te lleves la agradable sorpresa de acabar trabajando en ello durante más de 5 minutos y no sufrirás ataques de pánico.

Microhábitos Esto está relacionado con el truco por lotes de 5 minutos, pero se puede aplicar a una gama más amplia de cosas. Supongamos que deseas aprender una nueva habilidad como dibujar. Si establece su objetivo de crear un cuadro completo en un día o una semana, te sentirás abrumado. En lugar de eso, intenta garabatear durante 5 minutos y luego detenerse y ocuparse de otras cosas. Pero hazlo con regularidad.

No dependas de tu memoria. Escribe todo. Garabatea cosas en un cuaderno, colócalo en una de tus aplicaciones móvil, díselo a Siri … Tu cerebro se liberará de la carga de recordar cosas. La tecnología no te vuelve perezoso. Ayuda a ordenar tu cerebro para que puedas concentrarte en otra cosa.

Kanban board

Menos herramientas Usa herramientas que te ayuden, pero usa la menor cantidad posible. Las tareas pendientes, los recordatorios, las notas, los calendarios, las alarmas, etc. son geniales, pero no todos a la vez. Te perderás en el mar de notificaciones y eventualmente olvidarás lo que pusiste y dónde.

Agrupar tareas cortas. Lo que sea que tome 2 minutos, colóquelos en el mismo período de tiempo. Tómese entre 1 y 2 horas para hacer esas pequeñas tareas de 2 minutos, como correos electrónicos, teléfonos, consultar Facebook y Instagram, pedir comida, cargar la lavadora, comprar boletos de avión, etc.

SEF (sleep, eat, food) Dormir, comer y hacer ejercicio. Duerme lo suficiente. El promedio es de 7-8 horas por noche. Durante el sueño es cuando tu cerebro y tu cuerpo se recuperan y además ayuda a que la información del día se asiente. Intenta hacer ejercicio con la mayor frecuencia posible. Aunque sean solo 5 minutos al día. Y come bien. Elije alimentos que ayuden a que tu cerebro y tu cuerpo trabajan a plena capacidad y mantente alejado de la comida basura lo máximo posible.

Técnica Pomodoro: Eliges una tarea, configuras un temporizador de 25 a 30 minutos y solo haces esa tarea. No se permiten teléfonos. Lo mismo ocurre con Facebook, Instagram, correos electrónicos, charlas, ir a fumar y cualquier otra distracción. Si no te va a matar no hacer algo, no te interrumpas.

Auriculares: No tienes que escuchar nada. Sin embargo, usarlos evitará que la mayoría de las personas se acerquen a tí y te interrumpan el flow de trabajo.

Horarios de correo electrónico Intenta leer tus correos electrónicos solo 3 veces al día. Digamos a las 10 a. M., A las 2 p. M. Y a las 5 p. M. Un consejo es no hacerlo a primera hora de la mañana ni al final de la noche. Podría arruinar tu día o tu sueño. Al final, si es una emergencia, llamarán. De lo contrario, puede esperar.

Lote de llamadas telefónicas El mismo método que el anterior, trate de no contestar siempre su teléfono. Tu trabajo no es contestar teléfonos. Es hacer tus tareas. Así que no estés siempre disponible. Educa a las personas con las que trabajas para que eviten llamarlo a menos que sea realmente, realmente, realmente importante. Tú decides qué es eso «realmente». Puedes poner el teléfono en silencio y devolver las llamadas en lotes 2-3 veces al día.

La presión es tu amiga: la presión social, las recompensas, el compromiso público. Es más evitar la vergüenza que acercarse a la presión. Algunos proyectos tardan meses en terminarse, pero en realidad se podrían hacer en una semana. Sí, algunos, no todos. Aun así, muchas veces cuando no hay presión, no hacemos el esfuerzo ni siquiera a la mitad de nuestra capacidad.

Programar descansos. Eficiencia y efectividad es lo que todos queremos. Sin embargo, para lograrlos constantemente, nuestro cerebro también necesita descansar. Realmente ahora, a veces el nuevo episodio de tu programa favorito puede hacer el tipo de maravillas que las mejores charlas TED no hacen.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.